lunes, 10 de septiembre de 2007

Sobre novias y apariencias





Con curaduría de Clelia Tarico y un excelente catálogo diseñado por Manuela López Anaya, en ArtexArte, Juan Lecuona, Héctor Médici, Carolina Antoniadis y otros desgranan y deconstruyen el mito del vestido de novia, sus connotaciones y significados.
El tema del vestido-disfraz pudiera parecer perimido a estas alturas, si no fuera por la existencia de cierta tilinguería dada a la revalorización de lo aparente y la aceptación de lo ficcional. Las imágenes de Lecuona, recogidas en Brasil en una tienda para novias, reproducen la multiplicación de maniquíes de los que cabe reflexionar si los maniquíes son esta mujer modélica, suerte de muñeca doméstica y gran barbie dormida en el inconsciente femenino.

Juan Lecuona


Belén Dezzi presenta una serie fotográfica titulada "El rito del río", en la que me sorprende al recuperar visualmente un tema tradicional de la literatura occidental, presente en las cantigas de Don Dinis (1261-1325) y su contemporáneo Pero Meogo: la imagen del espejo de agua quebrado asociado a la pérdida de la virginidad. Mi amigo John Emerson ha realizado sobre estas obras un interesante análisis publicado en Idiocentrism y en el libro "Substantific marrow". En ciertas ocasiones, uno desearía que determinadas imágenes no fueran solo producto del cruce casual de dos lenguajes actuando de modo homófono.


Levantou ss a velida
Don Dinis

Levantou ss a velida
levantou ss alva
e vay lavar camisas
eno alto
vay las lavar alva

Levantou ss a louçana
levantou ss alva
e vay lavar delgadas
eno alto
vay las lavar alva

Vai lavar camisas
levantou ss alva
o veto lhas desvia
eno alto
vay las lavar alva

E vai lavar delgadas
levantou ss alva
o veto lhas levava
eno alto
vay las lavar alva

O veto lhas desvia
levantou ss alva
meteu ss alva en hira
eno alto
vay las lavar alva

O veto lhas desvia
levantou ss alva
meteu ss alva en sanha
eno alto
vay las lavar alva


Levóus'a louçana
Pero Meogo

Levóus'a louçana,
levóus’a velida,
vai lavar cabelos
na fontana fría,
leda dos amores,
dos amores leda.

Levóus’a velida,
levóus’a louçana,
vai lavar cabelos
na fría fontana,
leda dos amores,
dos amores leda.

Vai lavar cabelos
na fontana fría,
passou seu amigo
que lhi ben quería,
leda dos amores,
dos amores leda.

Vai lavar cabelos
na fría fontana,
passa seu amigo
que muit’a amava,
leda dos amores,
dos amores leda.

Passa seu amigo
que lhi ben quería,
o cervo do monte
a augua volvía,
leda dos amores,
dos amores leda.

Passa seu amigo
que muito amava
o cervo do monte
volvía a augua,
leda dos amores,
dos amores leda

Esta muestra me trajo a la memoria un texto que, escrito y publicado hace tiempo para un medio digital, que reproduzco a continuación.

"En los medios más tilingos, se ha puesto de moda una nueva cirugía plástica: la himenoplastia. Señoritas que han sido pródigas de amores y muy bien lo han pasado, acuden a la consulta y al quirófano para reconstruir esa sutil membrana que durante siglos separó el mundo de las castas del de las "desvergonzadas".
Desde el momento en que los bienes materiales dejaron de pertenecer al grupo y se transformaron en bienes individuales, transferidos de padre a hijo por herencia de sangre, la rotura del "sello de lacre" garantizaba al propietario la entrega del producto "a estrenar y en perfecto estado". Hecha la ley hecha la trampa, el requisito social no fue obstáculo para que miles de damas gozaran de buen sexo y llegado el momento de presentar las fidedignas pruebas de pureza, recurrieran a artilugios variados.
Ahora la ciencia nos ha brindado el último avance en crear la "apariencia de". Un cirujano de Los Ángeles comenta que recibe pacientes de Medio Oriente deseosas de realizar la intervención. En Chile existe una clínica donde tienen el "franchising" de este método, dólares y catgut mediante, quedan los genitales femeninos angostados, cerrados, embellecidos.

Nadie dice si la operación incluye lobotomía, pero tal vez debiera.

"Yo miento y tú prefieres creerlo" parece ser la consigna del siglo que avanza, y vale tanto para los falsos hímenes como para las palabras de los políticos.

No está mal. La teoría de la "apariencia de" está en boga: mujeres que aparentan ser vírgenes, políticos que aparentan ser honestos, productos comerciales que aparentan ser de calidad, créditos bancarios que aparentan ser "blandos", amistades que aparentan ser sinceras. "Mentime que me gusta"

Sería interesante analizar desde la antropología que significa este "revival" o revalorización de la virginidad ficticia.Para las mujeres que creemos que ser mujer es bastante más que ser virgen vestal, el furor de la himenoplastia nos parece un retroceso histórico e histérico, una falta de respeto a las costureras de la compañía textil de Lower East Side, a las sufragistas, a Rosa Luxemburgo, a Marie Curie, a Margaret Mead, a Dolores Ibarruri, a Gabriela Mistral, Alfonsina Storni, a Virginia Wolf, a Frida Kahlo, a la larga, larguísima lista de mujeres que han hecho historia, a las mujeres que trabajamos a la par de los hombres.
Hombres a los una espere les interese tener una compañera con quien contar, al decir Benedetti y no la falsa ilusión de una virginidad a estas alturas del siglo imposible. A "Los niños los trae la cigüeña" nos decían, y hasta una cierta edad nos creíamos la historia... En esos tiempos no había TV y la poca ocasión de ver la sombra de una teta era, al decir de Serrat, tener "un Paris Hollywood” prestado y mugriento escondido entre los libros."



Ver más en:

A Poem by Dom Dinis

1 comentario:

Belen dijo...

Muy interesante tu relación de las imágenes con la literatura. No conocía la referencia y te agradezco el brindármela.
En cuanto a las imágenes de "El rito del río", como bien dice Clelia Taricco en el catálogo, son parte del registro fotográfico de una serie de trabajos, en torno a la ausencia del cuerpo. De la misma manera que en esta misma muestra presento el "bosque de Vestidos desnudados", aquí, lo que he hecho, fue rescatar estos vestidos antiguos, recuperarlos del abandono, lavarlos del olvido y dejarles las manchas que manifiestan la presencia de un cuerpo que ya no está.
Gracias por tu comentario y por tu aporte.
Abrazo,
Belén Dezzi