martes, 11 de septiembre de 2007

"¡Ay, Blanca Luz!, me haces los días para cantar; me haces las noches para callar. "

Así dijo el poeta peruano Juan Parra del Riego y la raptó del convento en donde casi niña se educaba. Corto fue el romance de estrépito en el Montevideo pueblerino de los años 20. La tuberculosis arrastró a Parra, dejando a Blanca Luz Brum con un hijo recién nacido de seis días y el pecho colmado de dolor y leche ( "Cantaba la vida. Nuestro hijo tenía seis días. Yo tenía mis pechos crecientes". BLB).
La familia de Parra, integrante de la alta burguesía peruana se llevó a Blanca y a su hijito a vivir a Lima. Criada en el ambiente europeísta uruguayo, Blanca se enfrentó por vez primera con la América mestiza. Trabó amistad con José Carlos Mariatégui, fundador del partido socialista peruano. A los 17 años, Blanca revolucionaria crea la revista "Guerrilla" y publica el libro "Levante, arte social y combate". Nada pudo hacer la situación de la familia Parra para evitar que Blanca fuera condenada al destierro por el gobierno peruano. De regreso en Montevideo, en 1928 era considerada por los círculos intelectuales como la "reina comunista". La Internacional Sindical Roja organizó en Montevideo el Congreso Latinoamericano de Sindicalistas. Así fue como se conocieron Blanca Luz y el delegado mejicano, David Alfaro Siqueiros. Estos dos seres apasionados se unieron en un amor violento que llevó a Blanca al México revolucionario, a sus noches compartidas con Rivera y Frida, a integrar la trilogía de las mujeres de la revolución mejicana, Frida Khalo, Tina Modotti y Blanca Luz Brum. Preso Siqueiros, Blanca escribe su libro "Penitenciería - Niño Perdido" ( trayecto del ómnibus que llevaba a Blanca desde su domicilio al penal donde David se encontraba detenido). La cárcel y el arresto domiciliario en Taxco hacen que el Sur resulte tentador a la pareja, y emprenden rumbo a Montevideo en 1933. El viaje tiene motivos tanto artísticos como políticos, ya que la pareja toma inmediato contacto con los partidos comunistas de Uruguay y Buenos Aires. Siqueiros había sido expulsado del Partido Comunista Mexicano e intenta mediante su actividad proselitista en América del Sur recuperar el terreno perdido en el campo político.

"Yo quisiera arrojar una bomba. derrocar un gobierno.
hacer una revolución
con mis manos amigas de la luz, de la caricia.
destruir todas las tiendas de
los burgueses y todas las academias del mundo
y hacerse un cinturón bravío
de rutas Inverosímiles, como Alain Gerbault,
para que venga Blanca Luz y me
ame".

Raúl González Tuñón

Recibidos por la flor de la intelectualidad porteña, participan de la peña del Signo e inmediatamente captan la atención del magnate periodístico Natalio Botana y su esposa, la mítica anarquista Salvadora Onrubia. Siqueiros buscaba muros donde llevar adelante su pintura y su teoría. Botana le ofrece el sótano de su quinta, en donde en compañía de un "equipo poligráfico" y con técnicas no empleadas hasta ese momento, realiza una de las obras más innovadoras del mejicano: "Ejercicio plástico"
" Yo estuve allí, hicieron una cosa preciosa", recuerda una amiga de los
Botana. "Era como entrar adentro de un huevo, todo redondo, menos el piso, las
paredes cóncavas, el techo, todo decorado con motivos del fondo del mar. Entrar
ahí era como estar adentro del mar; plantas, peces, elementos marinos
. "

La modelo de las figuras femeninas, nereidas, ondinas que pueblan las paredes, es Blanca Luz, amplificada por el retroproyector y por el amor desmesurado de David. Esa misma pasión que el artista sentía por ella, su calidad de "musa inspiradora", su reino sensual dentro del parnaso comunista la hacen deseable a los ojos de Botana, con quien mantiene un romance que culmina en gritos y escándalo. Mientras tanto Siqueiros participa de algunas actividades políticas(1) que hacen que el gobierno argentino le otorgue un pasaje sin retorno a New York, colocándolo sobre la cubierta de un barco esta vez sin la compañia de Blanca Luz, quien permaneció en Buenos Aires.

Botana fallece en un accidente, la familia litiga por las propiedades y el bello Ejercicio Plástico hoy se encuentra a la espera de un fallo judicial que salve a la mayor obra realizada por Siqueiros fuera de México de la destrucción.

Casada con un ingeniero en minas se establece en Chile. La invasión Rusa a Finlandia termina de alejarla del pensamiento del Partido comunista y se acerca a pensamentos de corte fascista, como el del gobierno de Juan Domingo Perón. Participó en la Democracia Cristiana chilena y apoyó al gobierno de Pinochet.

"Debería haber muerto joven", dice Silvia Mainero, "hubiera sido mejor que no ingresara en la opacidad de la vejez y tuviera que enfrentar a esa otra mujer en la que se convirtió."
Nota al pie:
Sobre las actividades encaradas por Siqueiros en Argentina, la versión oficial difundida indica su participación en un mitín del Sindicato del Mueble por entonces en apariencia inexistente. En realidad participó en un mitín del Sindicato de la Madera, acompañado por Vicente Marischi. Marischi, posteriormente integrante del Secretariado Nacional del Partido Comunista y dirigente del Sindicato, fue uno de los participantes de la huelga de Bellas Artes de 1933.

1 comentario:

eduardo waghorn dijo...

De casualidad en tu espacio, todo muy interesante.
Merece leerse con la debida calma:)

Un gran abrazo desde Chile!